La identificación, la movilidad y la interoperabilidad sufren un cambio drástico y positivo con el eIDAS para los proyectos de Administración Electrónica. El eIDAS (nuevo reglamento de Identificación Digital y Firma Electrónica de ámbito europeo) plantea un cambio de paradigma en la usabilidad en la identificación digital y la firma electrónica y un espaldarazo importante a los proyectos de administración electrónica basados en la ley 11/2007 de acceso electrónico a los ciudadanos a los servicios públicos.

1.-Bienvenida la Identificación Fácil y Remota.

Hasta el día de hoy el acto de personación física en una Entidad de Registro era una condición indispensable para verificar la identidad de las personas y comenzar una relación con total garantía. La nueva ley no cambia nada en este aspecto básico y es razonable: necesitamos crear un entorno confiable en nuestra convivencia y lo debemos de hacer con las máximas garantías.

Ahora bien, las lecciones aprendidas en la última década han permitido tomar consciencia en Europa y por consecuencia permitir algunas licencias en el nuevo reglamento, que bien entendidas, abren la puerta a nuevos mecanismos de identificación digital, sin rebajar un ápice de seguridad en los procesos. Por ejemplo, se abre la puerta a evitar el acto de personación previa a la obtención de un certificado en una Entidad de Registro y poderlo hacer todo desde un canal digital, en casos tales como: –ver artículo 24 del nuevo reglamento-

A distancia, utilizando medios de identificación electrónica, para los cuales se haya garantizado la presencia de la persona física y con un nivel de seguridad sustancial. Aquí entran en juego medios de identificación como la identificación por vídeo remoto, que pueden ser muy útiles desde el alto nivel de penetración de cámaras en todo tipo de dispositivos.

Por medio de un certificado de una firma electrónica cualificada, haciendo posible heredar el valor y la confianza en la identidad de una persona desde otro certificado reconocido, abriendo la posibilidad a que las personas formen parte de un nuevo ecosistema de administración electrónica en un solo clic.

Por último y aunque este es un poco indefinido: utilizando otros métodos de identificación reconocidos a escala nacional que aporten una seguridad equivalente en términos de fiabilidad a la presencia física. La seguridad equivalente será confirmada por un organismo de evaluación de la conformidad.

2.- Adiós a la chipetera, bienvenido el móvil.

Hace 16 años algunas personas comenzaron a diseñar una de las leyes de firma electrónica más garantistas del mundo: cambió la conveniencia del bolígrafo por un dispositivo de firma que requería el “exclusivo control” y fallaron. Las consecuencias fueron terribles para el impulso de lo que más tarde serían las primeras leyes del acceso electrónico a los ciudadanos a los servicios públicos. Que no suene a reproche: se entiende por los tiempos que corrían. Más bien el reproche es que han pasado 15 años y no hemos hecho nada para remediarlo, hasta ahora.

De las lecciones aprendidas nació el nuevo reglamento de identificación y de firma eIDAS, que introduce un pequeño matiz en el exclusivo control “un alto nivel de confianza en el exclusivo control” y abre la puerta a la gestión centralizada de los certificados electrónicos. La consecuencia: poder trabajar en soluciones donde se pueda aumentar la seguridad y sobre todo la usabilidad. El móvil del ciudadano pasa a convertirse en un instrumento útil y barato para  extender los procesos de la administración, sin trabas, de forma segura y haciendo posible una administración que lo ubique en el centro de todo este ecosistema.

3.- Bienvenido el mundo API, adiós a complejos sistemas de integrar.

La interoperabilidad ha sido siempre un caballo de batalla de los proyectos de administración electrónica y una guerra perdida en la integración de los sistemas de identificación y de firma –dígase DNIe u otros certificados reconocidos-.

Por su versatilidad y facilidad en el desarrollo, el nuevo modo de interoperabilidad, basado en APIs está cambiando de forma disruptiva y desde hace tiempo industrias complejas como la industria financiera, con modelos de negocios fáciles de usar y de integrar.

Se puede considerar casi increíble desde una perspectiva tradicional, pero el hecho de poder llevar a una sede electrónica procesos que involucren a los ciudadanos en cuestión de horas, plantea un cambio de paradigma muy interesante en la integración de nuevos proyectos, facilitando así la penetración de la administración electrónica en la vida de las personas.

Estás cosas no solo abren la oportunidad a los procesos de administración electrónica en la relación con el ciudadano sino que además plantean un cambio radical en la revisión de los procesos internos en todo el ecosistema de la organización, desde la firma en procesos de trabajo internos por funcionarios o en la relación con los proveedores, con cambios radicales en la concepción de alternativas a la factura electrónica.

Si tienes alguna duda o quieres incorporar algún comentario a este artículo puedes escribirme.

Un saludo,

Iván Nabalón

ivan@electronicid.eu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies