Las prácticas relativas al KYC (Know Your Customer) son especialmente relevantes en el sector financiero. Aquí podrás descubrir por qué, su relación con el fraude bancario, los problemas a los que se ha enfrentado y cómo está mejorando.

¿Qué significa KYC (Know Your Customer)?

KYC o Know Your Customer es la práctica que realizan las entidades financieras para verificar la identidad de sus clientes cumpliendo con las exigencias legales.

¿Por qué cumplir con la normativa KYC es tan importante?

Hoy en día, el extenso uso de las nuevas tecnologías e internet hace necesario tener unas normas que nos ayuden a luchar contra el fraude online.

Por tanto, KYC responde a un imperativo legal y global por parte de las entidades financieras.

Pero, ¿en qué consiste exactamente el Know Your Customer?

Se trata de un proceso de identificación y verificación de la identidad de un cliente. Es decir, la aplicación de una serie de controles para evitar tener relaciones comerciales con personas relacionadas con el terrorismo, la corrupción o el blanqueo de capitales, entre otros.

Know Your Customer en México

El cumplimiento normativo es extensible a todo el mundo, y, por ende, a México. La CNBV ha dado un paso más con la Ley de Instituciones de Tecnología Financiera lanzada el pasado marzo de este año 2018. Tanto esta como como la Ley de Instituciones de Crédito habilitan la videoidentificación en el país.

Asimismo, las soluciones basadas en simples imágenes o selfies no están admitidas en los estándares mexicanos.

¿Por qué las selfies o imágenes no son válidas para KYC?

Las identificaciones con selfies no son válidas para KYC por su bajo grado de seguridad técnica, la debilidad de las evidencias electrónicas que aportan al proceso y la debilidad que presenta sobre la falta de integridad del mismo.

Eso hace que el nivel de seguridad proporcionado sea bajo, lejos de la seguridad que se requiere para la identificación formal de clientes según las regulaciones más exigentes en esta materia, que han puesto en un nivel más alto de requerimientos técnicos para utilizar video en streaming en estos procesos de KYC y AML.

¿Conoces los datos del fraude online?

Todavía a día de hoy, 1 de cada 5 adultos conectados a internet, denuncia ser víctima de algún tipo de cibercrimen. Es más, más de un millón de personas son nuevas víctimas del cibercrimen cada día. Su coste financiero es más grande que el mercado negro de la cocaína, la heroína y la marihuana juntos.

¿A qué problemas se enfrenta el proceso actual de KYC?

Actualmente, requerir la identificación del cliente cada vez que se necesita operar, es altamente ineficaz, especialmente por la pobre experiencia de usuario que recae en el cliente final y que puede desanimarle a llevar a cabo determinadas operaciones comerciales.

¿Cómo se ha conseguido mejorar KYC?

Gracias a las tecnología de inteligencia artificial más avanzada, estos procesos se han mejorado y han digitalizado totalmente los procesos de onboarding sin fricción para el usuario.

La videoidentificación asíncrona en cuestión de segundos y desde cualquier dispositivo y a través de cualquier canal, ahora es posible. Cumpliendo con la regulación mundial más exigente (KYC, AML5, eIDAS), conseguir un cliente nunca había sido tan fácil. Además, tras la aprobación de AML5, tienes acceso a un mercado de 508 millones de potenciales clientes, ¿quieres saber cómo llegar a ellos? Puedes echar un vistazo a este enlace sobre AML5 donde te lo explicamos.

Nuestra empresa, a través de nuestra API VideoID permite hacer todo este proceso de manera rápida y eficaz ayudando a que el cliente se registre en segundos, por lo que si quieres saber más no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario.

[Total: 25 Average: 4.6]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies